EL MAGNÍFICO LORENZO GARZA ARRAMBIDE

0

Por Angélica María Arredondo Arrambide

Uno de los grandes ídolos representante de la Época de Oro en el Toreo Mexicano, regio de nacimiento de familia sencilla de trabajo, creyentes de Dios, fue como mi padre Humberto Arredondo Arrambide, primo hermano de este gran personaje en la historia de la Tauromaquia aficionado también, describió la historia vivida con su consanguíneo por parte materna.

Fue así como conociendo la trayectoria, pasión, genio y figura de un hombre de personalidad bravía, temperamental y carácter reacio que se entregó a la lidia de novillos desde su juventud como novillero, prendado al pisar el ruedo de la fiesta brava actuando en plazas de su tierra

Monterrey y Saltillo, para después en 1931 en México, presentarse en la capital.

En 1934 recibió la alternativa en la Madre Patria España, dos meses después confirmaría su alternativa en México como matador de toros; en 1935 un 3 de febrero consagró su carrera ya que su alternante Alberto Balderas recibió una cornada, Lorenzo Garza Arrambide salió a lidiar  6 toros esa tarde donde logró orejas y rabos, merito por lo que lo nombraron ¨El Magnífico¨.

Contaba que durante sus presentaciones su personalidad única desbordaba pasión, estilo que dividía opiniones de los aficionados quienes polemizaban en sus actuaciones arrojo y temperamento que encendían el redondel entre los asistentes, autoridades de la plaza y la ley máxima causando conatos de bronca que lo hizo una leyenda¸ en ocasiones pisando la cárcel saliendo invicto pues en sus contratos con empresarios ellos asumían las multas y sanciones.

A Lorenzo Garza Arrambide, se le conoció como El Ave De Las Tempestades, El Magnífico, El

Sorprendente, El Señorón de Monterrey al diestro matador, con gran calidad en cada pase en sus faenas con maestría en el manejo del capote grabado en fotografías y videos de épicas corridas en México y al otro lado del continente, con carácter y temple impreso en las plazas, donde fue forjado por su pueblo y pasión por el toreo.

Tardes de triunfos, levantado en hombros recorriendo el redondel, empuñando los trofeos desatando la pasión, con abanico de emociones entre la afición conocedora, con los ánimos divididos; la fiesta colorida iluminada con sus trajes de luces, el paseíllo con música sonora a flor de piel, tres tercios que mostraron su arte al capote, suerte de varas, banderillas y el de sortear la muleta enfundando la espada que determinaría la faena con la calidad del toro.

La elegancia y gallardía mostrada en cada pase natural de rodillas o a pie,  tardes gloriosas con su regio señorío cual diestro de ley, inspirador del paso doble Lorenzo Garza, interpretado y tocado por el trovador Oscar Chávez, el legendario Mariachi Vargas de Tecalitlán, la Banda de Felipe Arpero y Pablo Aldrete Cossío resurgieron en el centenario de su natalicio.

No podía faltar en las plazas ¨Novillero¨, compuesta para el diestro ¨Ave De Las Tempestades¨ por el maestro Agustín Lara e interpretada entre muchos otros artistas que han partido hasta la actualidad como: Javier Solís, Pedro Vargas, Plácido Domingo, el tenor Genaro Salinas, Pedro Fernández, con su singular estilo.

Retirado Lorenzo Garza Arrambide en 1965, fue invitado a participar como actor con créditos estelares en la película ¨Toros, Amor y Gloria ¨ dirigida por el cineasta

Raúl De Anda, compartiendo créditos con Sara García y María Antonieta Pons.

Solo regresó de su retiro en 1965 para apadrinar a Manolo Martínez, dejando un legado después de su partida un 20 de septiembre de 1978 en Ciudad de México por afecciones hepáticas.

En su tierra natal aún su recuerdo y legado permanecen después de que en 1937 la Monumental  Plaza De Toros Monterrey llevara su nombre como profeta en su tierra, conocido como el recinto más grande de la región y que ha tenido modificaciones en su estructura desde 1937, celebrando 84 años de existencia en este mes de agosto del 2021, mientras que Lorenzo Garza Arrambide, presente en el coso regio, yace con su escultura erguida que lo inmortaliza.

Mientras su figura en bronce yace al lado de otros dos regios toreros sucesores ; Manolo Martínez y Eloy Cavazos, esculturas que los eternizarán ubicadas en la Plaza Monterrey; cuna de grandes y aguerridos novilleros nacientes y matadores de toros que han dejado huella en la historia del toreo en su tiempo, esperando siempre una oportunidad para demostrar su arte.

Con admiración a su legado en la fiesta brava…… hasta siempre Señorón de Monterrey!

Compartir.

Comments are closed.